VER LA TIRA MÁS RECIENTE

Tiras cómicas por tema

·   arte-barroco

La mirada

30/11/2015
La mirada

El efecto de seguimiento de la mirada es una ilusión óptica por la cual parece que los ojos del personaje de un cuadro siguen (o persiguen) al espectador, se coloque donde se coloque. Este efecto, en ocasiones divertido pero, casi siempre, bastante perturbador, puede advertirse en cuadros muy diversos, algunos tan famosos como la Mona Lisa, y da lugar a situaciones muy espontáneas y graciosas que se repiten entre los visitantes de museos y exposiciones (“mira! aquí también lo hace” y “prueba a ponerte aquí” son los dos grandes clásicos). La historia del arte está plagada de engaños visuales: en la Grecia clásica, por ejemplo, encontramos una buena muestra de ello en el Partenón, donde, para contrarrestar el efecto de la ilusión de Hering (dos líneas rectas paralelas de gran longitud tienden a verse combadas hacia el centro), se aplicaron una serie de modificaciones en las columnas y el frontón para que, así, desde lejos, todo pareciera recto y simétrico. Las anamorfosis (deformaciones de una imagen que adquiere su correcto sentido frente a una lente o desde una ubicación concreta) fueron algo muy corriente durante el Barroco, un efecto con el que también jugó Dalí (como no podía ser de otra manera) y un engaño que hoy en día aún se sigue encontrando en las pinturas con perspectiva que realizan los artistas callejeros en el suelo. Sucede igual con los trampantojos (o “trompe-l’oeil”), esa técnica pictórica que todavía en la actualidad se emplea en decoraciones de paredes para aumentar o sustituir la realidad. De hecho, prácticamente todo en las artes plásticas obedece a este principio de “engaño” de la percepción: desde la creación de la sensación de profundidad en un soporte bidimensional como un lienzo, hasta el impresionismo o las proporciones en las estatuas de gran tamaño (que, para ser vistas con coherencia desde abajo, se crean desde el principio con distorsión entre las partes). Al final, todo obedece a un mismo principio: la autocorrección que aplica nuestro cerebro, que se adelanta y completa lo que nuestros sentidos perciben. En la mayoría de las ocasiones estos efectos cumplen un papel técnico, por así decirlo, se emplean para obtener un fin perceptivo, de simetría, etc., pero también puede encontrarse un fuerte componente filosófico en torno a alguno de ellos, como sucede con la mirada del cuadro que persigue al espectador y que plantea algunas dudas, como ¿quién mira a quién?, ¿la obra todo lo ve? (esto es muy aplicable en obras religiosas) o ¿la mirada existe aun cuando el espectador no está? Y, en esta ocasión, ambos componentes confluyen, porque Chic no sólo está experimentando el efecto de que unos ojos le siguen allá donde va sino que, además, ahora la situación se invierte porque el que está fijo y le sigue con la mirada… eres TÚ!

No hay ensayos críticos

La memoria actual

15/07/2013
La memoria actual

Hoy es el aniversario de Rembrandt: 407 años han pasado desde la fecha del nacimiento del maestro barroco. Para muchos, una especie de Caravaggio holandés, más preocupado por la luz, y por extraer lo excepcional de una realidad a veces hasta grotesca, que por el academicismo y mantener las formas estéticas. Por eso, y a pesar de los altibajos que sufrió su consideración como artista a lo largo de su vida, él ha pasado a la posteridad como uno de los grandes de la pintura frente a otros coetáneos. Una efeméride importante para el mundo del arte que, sin embargo, la mayoría no recordaríamos si no fuera por esa especie de agenda de aniversarios 2.0.: los doodle de Google.

No hay ensayos críticos
Por el amor del dinero

Las Vanitas o Memento mori, conceptos simbolizados por la calavera, están muy vinculados al arte barroco, donde las representaciones de calaveras son habituales como recordatorio de la fugacidad de la vida y la inutilidad de los placeres mundanos frente a la muerte. Estas locuciones latinas poseen al tiempo una gran interrelación con otro concepto, el Ubi sunt, o la capacidad de la muerte de igualar a las personas. Y para Lola, la araña museóloga, todas ellas llevan a la idea final de Carpe diem, o, lo que es lo mismo, ya que te vas a morir, aprovecha la vida. Pero, en contraposición a la espiritualidad de estas ideas, Damien Hirst es un artista tremendamente material, tanto en lo que se refiere a la ejecución de sus obras (como bien ejemplifica este For the love of God de la viñeta, realizado con diamantes) como a la propia finalidad de lucro que busca con ellas. Y así, frente a lo espiritual, cuyo recordatorio puede ser una calavera, lo material, como sucede con los diamantes, buen exponente de lo tangible. Y, de este modo, frente a un Carpe diem, un Cartier diem, empleando como estandarte de todo lo que es material a la famosa firma de joyas.

Para ilustrarse: Vanitas | Memento mori | Carpe diem | Damien Hirst | For the love of God (en inglés)

2 ensayos críticos
Si deseas usar alguna de las imágenes, contacta con Virt en virt@lolamuseologa.com
web by llzz