VER LA TIRA MÁS RECIENTE

Tiras cómicas por tema

·   museos

Distracciones

19/05/2016
Distracciones

Dentro de los diferentes recursos proporcionados por los museos a los visitantes para ampliar la información relativa a una muestra se pueden encontrar las audioguías. Este sistema -consistente en una grabación sonora portátil, de uso individual, que puede estar o no sincronizada con un recorrido expositivo ya predeterminado- puede resultar útil a la hora de realizar algunas visitas en concreto, si bien, muchas veces, se convierte en un motivo de distracción más que en una ayuda real. Aunque esto dependa mucho, en última estancia, de los gustos personales y de la experiencia que se desee extraer del visionado de una exposición, claro.

2 ensayos críticos

Indicaciones

13/04/2016
Indicaciones

El origen de los grandes museos se puede abordar desde dos prismas fundamentales: colección y arquitectura, siendo consecuencia directa una de la otra. Los museos nacionales, como El Prado, son enormes porque sus colecciones también lo son, y esto es así debido al afán por reunir tesoros artísticos y científicos al que realeza y nobleza se entregarán con ahínco en toda Europa desde aproximadamente el s.XV. Las grandes colecciones -primero privadas- encontrarán un acomodo en diferentes espacios que, en su evolución (conceptual y arquitectónica), darán finalmente lugar a los grandes museos, tal y como los conocemos hoy en día, y que se constituirán públicos (en un sentido también de pertenencia, no sólo exhibición) en base a las ideas de patrimonio y nacionalismo que el s.XIX genere entre intelectuales ilustrados y, en menor medida, el resto de la población.

[Nota -innecesaria seguramente-: las indicaciones de la viñeta son en broma; no las sigan ustedes en el Museo del Prado buscando Las Meninas, que se perderán…]

Para ilustrarse: Historia del Museo del Prado

No hay ensayos críticos

Solución

12/01/2016
Solución

A decisión del lector queda en esta ocasión el número y nombre de los escalones…

No hay ensayos críticos

Aire o arte

19/09/2013
Aire o arte

La conservación es uno de los puntales de la labor de los museos, junto con la investigación y la difusión. Y esta función, la de guardianes del patrimonio, es algo que se toman muy en serio, en todas sus variantes. Así, no sólo es importante la preservación de las obras cuando se encuentran dentro del propio museo sino que es fundamental si éstas viajan. Cada vez que una pieza sale de un museo, corre un riesgo: rotura, robo, deterioro… Y por este motivo el embalaje de las obras se convierte en una herramienta fundamental para minimizar riesgos a la hora de afrontar el traslado de las piezas de un espacio a otro.

1 ensayo crítico

Prohibido no tocar

10/09/2013
Prohibido no tocar

Si habitualmente en la mayor parte de los museos existe la máxima “No tocar”, en los museos de ciencias esta tendencia se invierte: suelen ser espacios pensados para que el espectador se involucre y juegue y casi parecen decir “Toque, toque usted”. A diferencia de los museos dedicados a las artes plásticas, donde la salvaguarda de la integridad de las obras es una prioridad, en los museos de ciencias la exposición de los recursos está destinada a una búsqueda de interacción, algo posible gracias a que las piezas no están dotadas tanto de un valor artístico como informativo (cuya finalidad suele ser la de acercar al visitante conceptos pertenecientes al mundo de la física, la óptica, la geología, la biología, etc. de la manera más didáctica posible).

3 ensayos críticos
Restauración y restauración

En español da la casualidad de que el término “restaurador” tiene dos acepciones muy diferentes: un restaurador puede ser aquella persona que se encarga de arreglar obras de arte deterioradas o bien una persona que posee o dirige un restaurante. Y dado que hoy en día muchos museos tienen una cafetería, e incluso un restaurante, además de una sala de conservación de arte… ¿de quién le está hablando Chic a Lola al decir “el restaurador” del museo?

1 ensayo crítico
La sauna de cristal

La arquitectura de cristal se inicia con el s.XIX, una fecha en la que, gracias a los nuevos materiales constructivos disponibles (producto de la Revolución industrial), otra forma de concebir la arquitectura, mucho más ligera y diáfana, comenzará a surgir. Ahora, los muros desaparecen, encontrando un sustituto en el cristal. Un estilo funcional a la par que extremadamente estético que será viable gracias a materiales como el hierro, empleado para construir los esqueletos de los edificios, permitiendo la apertura extrema de los vanos, convertidos en su máxima expresión en paredes. Invernaderos, mercados, estaciones, bibliotecas, espacios para exposiciones universales… este estilo acogerá toda una serie de edificios destinados a nuevos usos, aquéllos que el siglo demande. Son éstos edificios de luz, donde exterior e interior se funden, y cientos de ventanas de vidrio elevan su estructura haciéndolos “flotantes”. Una arquitectura preciosa, brillante y etérea, pero donde, debido a ese efecto invernadero que provoca el sol en el vidrio, suele hacer tanto calor como si estuvieras en una sauna… (eso, a tamaño humano; así que a tamaño araña…).

No hay ensayos críticos
El cuadro más visto de la exposición

Diversos estudios museográficos hacen hincapié en la importancia de tener en cuenta los espacios de descanso a la hora de diseñar una exposición, debido a que las constantes paradas y reinicios que implica el visionado de una muestra hacen de ésta una actividad “cansada”. De esta forma, si uno observa durante un rato el comportamiento de la gente que pasea por una exposición, e independientemente de cuál sea la mejor pieza, podrá darse cuenta de que, al final, la obra que más tiempo y con más tranquilidad acaba siendo contemplada es la que se sitúa enfrente de un asiento (y que no tiene por qué ser la de más calidad). Lola, que está visitando una exposición de impresionistas, relaciona este hecho con el cuadro de más éxito, que para ella es el que más gente contempla…

No hay ensayos críticos

Egipto en trozos

23/05/2013
Egipto en trozos

Hoy en día la idea de que un país (por ejemplo, Grecia) pueda vender parte de su patrimonio cultural (por ejemplo, los templos griegos) nos parece descabellada, y esto es así debido a que nosotros, seres humanos modernos, tenemos más que asimilado que la identidad de un país va de la mano de su patrimonio. Esta idea, sin embargo, es relativamente reciente y el concepto de patrimonio, como el de cultura en general, ha experimentado cambios fundamentales en los últimos tres siglos. Así, durante el s.XIX -una época en la que se pusieron de moda los nacionalismos, las grandes instituciones públicas (como los museos) y el coleccionismo de antigüedades- el saqueo del patrimonio de países fue algo habitual por parte de las potencias europeas (en parte, para llenar esos grandes museos nacionales). Un buen ejemplo de ello son Egipto y el British Museum, un museo que cuenta con una cantidad de patrimonio egipcio expoliado tan grande que hace que Lola se dé cuenta de que, si quiere ver momias de todas las clases, en realidad no es necesario que se vaya a África. Tan sólo tiene que acercase a Londres a ver el British…

Para ilustrarse: Expolio arqueológico y artístico

2 ensayos críticos
Un noche para no dormir en el museo...

Desde hace más de treinta años se celebra en el mes de mayo el Día Internacional de los Museos. Una fecha para festejar estos espacios y vivirlos de forma diferente, mediante todo un programa de actividades y exposiciones que los museos conciben de forma específica para esta jornada. Entre ellas, la Noche de los Museos, patrocinada por el ICOM y celebrada el sábado más próximo a la fecha en la que caiga el DIM (este año ambos el 18 de mayo). Una cita nocturna que es disfrutada y aplaudida cada año por -casi- todo el mundo… (excepto por dos arañas que tratan de dormir en el museo…).

1 ensayo crítico
Si deseas usar alguna de las imágenes, contacta con Virt en virt@lolamuseologa.com
web by llzz